domingo, 10 de abril de 2016

Ciclistas brasileños atrapados por nevasca son rescatados en Valle Nevado por Viajes Turistik

Texto enviado por e-mail a Viajes Turistik.Cl

Bueno, me llamo Arnaldo Farias, brasileño de 61 años, profesor jubilado, que juntamente con uno de mis hijos, George Farias, hemos decidido hace tiempo, pedalear por los Cerros y montañas de Chile.

Así, antes del viaje que tuvo inicio en 2 de abril de este año, buscamos todas las informaciones posibles para que nuestros pedaleos por Chile fuesen placenteros y uno de los días estaba reservado para el ascenso al Valle Nevado.

Entonces, llenamos las mochilas con provisiones, agua, documentos, dinero, recibo de seguro de viaje y partimos en el último miércoles rumbo a la cumbre, seguros de que haría buen tiempo, que incluso fue asegurado por nuestro anfitrión en Santiago de Chile.

Como soy un ciclista experto, no tuvimos ningún problema hasta que llegamos al kilómetro 57 y fuimos informados que empezaría a llover, así que, preferí llegar a los hoteles, pues creía que estarían abiertos.

Al llegar al estacionamiento vimos un autobús de Viajes Turistick pasar y parquear. Entonces, expliqué al señor Carmona, el motorista, que fuimos atrapados por la nieve y que necesitábamos ayuda para volver en seguridad a Santiago, pues no estábamos preparados para temperaturas bajo cero  y mucho menos lluvia y nieve.

Fuimos informados que él estaba llevando turistas y dijo que iría pedir autorización a sus superiores, lo que nos pareció totalmente razonable.

Mientras tanto, solicitamos ayuda de unos agentes de seguridad del Valle Nevado, y para nuestro disgusto algunos se burlaron de nosotros y uno dijo que podría llamar un taxi desde que pagásemos 120.000 pesos, un valor muy alto y que no sería posible pagar en aquel momento.

Cuando estábamos temblando de frío, otro agente de seguridad tuvo la amabilidad de instalarnos dentro de una camioneta con el motor encendido y el calentador en el máximo, y ahí nos quedamos por 40 minutos hasta que fuimos avisados que estábamos autorizados a embarcar en el autobús de Viajes Turistik.

Así que adentramos al vehículo, fuimos amablemente recibidos por el motorista, el señor Carmona, que dijo que Turistik no nos cobraría el traslado y nos dejaría en el punto más cercano de dónde estábamos hospedados en Santiago. 

Enseguida, El Guía, el señor Erik Moza, avisó a los pasajeros, incluso muchos brasileños como nosotros, que estaban embarcando dos ciclistas brasileños por razones humanitarias, que lamentablemente, fueron atrapados por la nevasca que se ponía cada vez más fuerte.

En definitiva, no hay palabras o dinero que pague  por el auxilio prestado y es cierto que estaremos eternamente agradecidos, incluso pretendemos volver con nuestras familias a Chile, ocasión que usaremos seguramente los servicios de Viajes Turistik.

Perdone el largo texto, pero él expresa todo lo que pasamos y sentimos en aquél inolvidable día.

Por favor, lleven de mí y mi hijo un gran abrazo a todos que hacen de Turistick una agencia en que las personas son el tesoro más importante.

Les saluda desde Brasil,


Arnaldo Farias y George Farias